Cómo definir objetivos (para tu vida y tu negocio)

 

LO MÁS IMPORTANTE ES LA MOTIVACIÓN

Todos sabemos que cuando nos obligan a hacer cosas que no nos motivan, las posponemos tanto que seguramente acabaremos no haciéndolas. Por eso, antes de empezar a hacer cualquier lista de objetivos, primero tenemos que aclararnos. ¿Qué cosas nos harán mejorar y sentirnos muchísimo mejor con nosotros mismos? ¿Qué metas nos motivan?
 

¿Conoces los objetivos SMART?

Seguro que todas nos hemos puesto objetivos muchas veces, ¡pero no todas sabemos hacerlo bien! 

Y sí, aunque parezca una tontería, hay una manera correcta de ponerse metas. Se trata del método SMART. Y consiste en que cada objetivo tiene que cumplir una serie de requisitos:
 

Specific - Específico

Los objetivos tienen que ser lo más específicos posible. No sirve un simple “Rehacer la web”, porque es demasiado general y abarca muchísimas cosas. ¿Qué es lo que quieres hacer exactamente? ¿Cambiar el diseño de las imágenes? ¿Quieres añadir un sidebar? Para conseguir que un objetivo sea específico debería contestar estas preguntas:

  • ¿Sobre quién o qué estoy hablando?
  • ¿Qué resultado deseo obtener?
  • ¿Para cuándo necesito tenerlo completado? ¿Es una fecha límite seria?
  • ¿Cuándo puedo lograr el objetivo?
  • ¿Cómo conseguiré llevarlo a cabo?
  • ¿Necesito algo en especial para conseguirlo?
     

Measurable - Medible

¿Cómo vas a medir el objetivo? Digamos que tu objetivo ya definido es conseguir un 20% más de tráfico diario en tu web en los próximos 3 meses. Ese 20% ya es algo que podemos medir. ¡Tan simple como eso!


Attainable - Alcanzable

Los objetivos tienen que ser alcanzables. Nuestro objetivo de aumentar un 20% diario en 3 meses es alcanzable, y podríamos conseguirlo fácilmente siguiendo una estrategia adecuada. Pero, ¿y si dijéramos que queremos aumentar el tráfico un 50% diario? Depende de la cantidad de tráfico que ya tengas, ese 50% diario podría ser un objetivo difícil de conseguir.


Relevant - Relevante

¿Tus objetivos son relevantes para el objetivo final que quieres conseguir? ¿Te impulsan a mejorar algún aspecto de tu vida o negocio? Muchas veces nos ponemos objetivos que no llevan a ninguna parte y nos creamos más estrés del necesario. 


Time Bound - Acotado en el tiempo

Es muy importante que te des una fecha límite. Si no te pones una, es probable que no le des la importancia necesaria y, así, lo irás dejando pasar.

 

¿Ya lo tienes todo? ¡Perfecto! ¿Y ahora qué?
 

CREA UN PLAN DE ACCIÓN

Ahora seguramente ya tienes un objetivo SMART bien delimitado y unos cuantos más rondándote por la cabeza. Y seguramente te parecerán gigantes y estarás pensado “¿Y cómo se supone que voy a hacer esto?” (Puede que sea el momento también de asegurarte de que has sido sincera contigo misma en lo de “Alcanzable”). ¡Pues se logra trazando un plan de acción!

Si no lo has hecho aún, coge un boli y papel y empieza a anotar todos esos objetivos que tienes en la cabeza. En mi caso el sistema que me funciona es el siguiente:

Una vez tengo todo en papel, lo paso a Swipes. Swipes es una app (que puede ser online y también está para smartphones) que te permite añadir etiquetas, fechas límite y recordatorios a todos tus objetivos. Incluso puedes añadir notas y pasos a seguir (mini-objetivos). Y de ahí, ¡ya solo toca ponerse a trabajar!
 

No te olvides:
 

  • ¡Todos los objetivos tienen que ser positivos! 

Si tu objetivo es que quieres perder 5 kilos, no te repitas a ti misma que es porque “estás gorda” o porque “me veo horrible”. ¡Cambia la perspectiva y seguramente te será más fácil conseguir lo que quieres!

–"Quiero perder 5 kilos porque quiero un estilo de vida más saludable y porque me permitirá hacer muchas más cosas y sentirme mejor conmigo misma". 

  • Escríbelos

¡Escríbelos, escríbelos, escríbelos! Aunque no lo parezca, escribir nuestros objetivos en papel es muy importante. Si los escribimos directamente en el ordenador o en el móvil, es como si no fueran tan importantes. Así que, ¡hazlo primero a la vieja usanza! Considéralo como una especie de mini-contrato contigo misma. 

  • Dales una puntuación y fija prioridades

Roma no se construyó en un día, y nosotras no vamos a poder hacer todo a la vez. Tenemos que priorizar objetivos. Algo que a mi me funciona muy bien es tener 2 prioridades principales al día. Una de ellas es la principal y la tengo que hacer lo primero de todo, antes de hacer cualquier otra cosa (y me refiero a CUALQUIER otra cosa: mirar los emails, Whatsapps y demás redes sociales). 100% concentrada y sin distracciones. ¡Así ya tengo hecho un 50% nada más empezar el día! Después organizo otro hueco durante el día en el que sé que me voy a sentir productiva y en el que sé que me podré centrar completamente en la tarea 2. ¡Hecho!

El método de las 2 prioridades no sólo es una buena manera en la que te “obligas” a centrarte en una sola cosa cada vez, sino que también es una manera increíble para conocerte mejor a ti misma y saber cuáles son tus horas más productivas y cuánto trabajo puedes sacar adelante en una determinada cantidad de tiempo. ¡Con la práctica puedes incluso alcanzar ese estado de “super productividad” cuando quieras o cuando más lo necesites!

  • Revisa y reconsidera tus objetivos a menudo

Muchas veces nos ponemos objetivos y, por cosas que pasan, no podemos cumplirlos. O nos centramos en un determinado resultado, y lo intentamos mil y una veces, aunque no salga. Por eso, tenemos que revisar nuestros objetivos a menudo y cuestionarnos si todavía son relevantes, si merecen la pena o si hay que hacer cambios en el enfoque. Recuerda que si te motivara lo suficiente o si fuera una prioridad real, no lo estarías posponiendo.

Quien quiere hacer algo encuentra un medio, quien no quiere hacer nada encuentra una excusa.
— Proverbio árabe

¿Cuáles son vuestros 3 principales objetivos SMART? ¡Compártelos en los comentarios!

O si quieres ayuda para conseguirlos o compartir cualquier duda, únete a la comunidad de Grandiosas Emprendedoras en Facebook. ¡Te estamos esperando! :)